Oscuras evocaciones

Este look es el resultado de la alianza, bajo una consigna cromática, entre diferentes texturas y referencias estéticas.

Está marcado por dos elementos esenciales (juntos o por separado) en mis estilismos: pelo y flecos.

Ellos, inamovibles, ponen las reglas y los demás juegan sabiendo que todo es cuestionable y prescindible.

Cuello de pelo: concede solemnidad al rostro. A éste hay que rendirle pleitesía, porque hace la primera criba estilística y modera, con tintes góticos, el resto del outfit.

Como acólito, y con el mismo aire, un collar de eslabones negro mate ocupa el centro del escote.

-Las mangas, de punto grueso, parten de la muñeca y ascienden hasta sobrepasar el codo,  ahí nos dejan ver una sugerente franja de piel… no es casualidad, es parte integrante del estilismo. Una alusión tokiota.

Legging: elemento de transición neutral para componer cualquier outfit, al menos en mi (ajustada) línea.
Unas calcetas con adornos metálicos asoman por mis botas.

-He dicho botas? Perdón, son unas “Mobius“, una icónica creación de United Nude (marca que despunta por su innovador concepto de diseño).
Son muy “Barbarella“, un film digno de ver sólo (repito, sólo) por su genial vestuario. Paco Rabanne no decepciona.

Por mínimo que sea el trazo futurista, siempre acaba saliendo a la superficie… es un referente atemporal.

-Para optimizar el centro de gravedad, y como no podía ser de otra manera… mi cinturón de flecos!
Seré muy reiterativa, pero no iba a faltar en este arriesgado look. Además, me da igual repetir las piezas que me gustan mucho.
Y si me corto un poco, es porque mi fotográfa (y hermana) me dice antes de quedar: “confírmame que llevarás el cinturón de flecos.”

Texturas tenemos muchas, pero a régimen cromático.

El tiempo y la percepción

Un bucráneo craquelado y unas plumas  centran la composición en blanco sucio. Una iconografía americana que no me gustarían si no la firmara Christian  Audigier, el original creador de “Ed Hardy.”

Compré esta camiseta por accidente en un outlet de NY. Estaba cansada, tenía que comprar sobre la marcha y encima con prisa… fue desestimada porque, aunque me molaba la calavera,  era corta como vestido y larga como camiseta.

No sé como cayó en la bolsa, el caso es que la ví en el hotel y ya no podía descambiarla, lo cual me cabreó bastante porque, además, era cara.

Pensé en cortarla, venderla, dejarla para la playa… pero como nada me convencía, estuvo muucho tiempo descatalogada en mi armario, o sea, que me la probaba siempre y no me la ponía nunca.

Un día, empecé a combinarla con todo lo que se me ocurrió, y así, rodeándola de negras evocaciones (góticas, japo, futuristas etc.) es como encontré un look ecléctico que la quiso.

También, dicho sea de paso, influyó la diferente percepción que se tiene al cabo del tiempo.

Hay que ser magnánimo con esas prendas que nunca encartan, al final tienen un sitio.

Espero haberos dado una idea de como integrar elementos dispares en un mismo look para conseguir resultados diferentes.

Y como siempre para terminar, os dejo la BSO del post: Slippery Slope , un tema de The Do versionado por Vitalic.

Outfit

Camiseta:   Christian Audigier
Mangas:       Pimkie
Leggings:     Calzedonia    (2017)
Calcetas:      Calzedonia   (2017)
Botas:            United Nude
Cinturón:     Sarina

 

Leave A Comment

Your email address will not be published.

Pin It on Pinterest

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe los últimos post de estilo y belleza.

Bien!!! Ya estás suscrito a la Newsletter